sábado, 3 de noviembre de 2007

Matadero Cinco

"Everything is supposed to be very quiet after a massacre, and it always is, except for the birds"

Billy Pilgrim, un esperpéntico óptico marcado por sus experiencias en la segunda guerra mundial, es abducido por alienígenas que lo llevan a su planeta natal Tralfamadore. Allí Billy aprende algo que siempre ha sabido instintivamente: el tiempo no es algo lineal...

"It is just an illusion we have here on Earth that one moment follows another one, like beads on a string, and that once a moment is gone it is gone forever"

...sino que más bien...

"All moments, past, present and future, always have existed, always will exist."

Este descubrimiento le permite enfocar la vida de otra forma, siguiendo el consejo de los Tralfamadorianos:

"concentrate on the happy moments of his life, and to ignore the unhappy ones"

reviviendo así —literalmente— los mejores momentos de su vida.

No es un libro divertido, ni fácil de leer para un humilde lector tridimensional (los continuos saltos temporales dificultan el seguimiento de la historia).

Pero sí es una obra profunda, que te hace reflexionar sobre la naturaleza del tiempo y sobre las barbaridades de la guerra.

Y es que toda la novela gira en torno al bombardeo de Dresden por los aliados en 1945, que destruyó la ciudad y acabó con 30.000 vidas (no 130.000, como dice el autor). Allí estaba Billy, encerrado en un matadero subterraneo que servía de prisión temporal mientras

"there where sounds like giant footsteps above. Those were sticks of high explosive bombs. The giants walked and walked"

reviviendo esta vez las experiencias del propio autor, que fue testigo del bombardeo de Dresden desde un matadero.

El libro rezuma un antibelicismo cínico y amargo:

"and every day my Government gives me a count of corpses created by military science in Vietnam. So it goes"

adornado con perlas de humor ridículo al estilo de Douglas Adams (por ejemplo, así ven los Tralfamadorianos a los terraqueos: "...great milllipedes-with babies' legs at one end and old people's legs at the other").

Pese a todo, la sensación final es de moderado optimismo. Pues como dice el propio Vonnegut (que se cuela ocasionalmente como personaje en el libro):

"if I am going to spend eternity visiting this moment and that, I'm grateful that so many of those moments are nice"

2 comentarios:

Zell0ss dijo...

Curioso libro... Oye! Me preguntaba: te has dado de alta tu biblioteca (ya se que es enorme, la he visto) en shelfari http://www.shelfari.com/ ?

Yo soy muy vago y no acabo de ponerme, pero igual a ti te interesaba ponerla. No se si tienen algun gadget para linkarlo en el blog tambien, pero echa un vistazo a ver.

santiiiii dijo...

Tiene buena pinta el sitio. Aunque parece un poco tedioso dar de alta todos los libros, puede merecer la pena.
No sé si recogerá libros en español. En fin, investigaré un poco más...