jueves, 13 de agosto de 2009

Escalando el Naranjo


No está mal. Primera experiencia en la escalada clásica, el mítico Naranjo de Bulnes. Además por la cara Norte, y la vía Pidal-Cainejo, la ruta por la que primero se escaló el Picu Uriellu allá por 1904.


Lo cierto es que tampoco es para tanto. Yendo de segundo con un buen guía por delante se van sucediendo largos que, si estuviéramos en escalada deportiva, serían considerados facilitos.


Pero no estamos en deportiva. Los seguros están más alejados y no son amigables químicos o parabolts; son fisureros o friends, colocados con más o menos precariedad donde la roca te lo permite. A esto hay que unir el efecto psicológico de la altura: mirar para abajo y ver algún que otro pico sobresaliendo en un mar de nubes, aunque espectacular, aporta un extra de presión que hace este ascenso más "interesante".

Los últimos largos, aunque fáciles desde un punto de vista técnico, resultan los más peligrosos por lo inestable de la roca (es lo que tienen las inclemencias del tiempo a 2.400 metros), teniendo que oír (o gritar) "pieeeeedra" con demasiada frecuencia.

Desde luego esta expedición ha servido para que se me despierte el interés por la escalada clásica--, y para darme cuenta de que todavía me queda mucho por aprender en este mundillo.



Más fotos
Y más

1 comentario:

Antonio dijo...

lo del Naranjo es por los cascos, ¿no? Escala, escala, escala!!!!